avatar
21º
Etapa 1

Faro de Maspalomas - Arteara


17,0 km
5 h
7

El Camino de Santiago en Gran Canaria inicia su recorrido en el Faro de Maspalomas y la Reserva Natural Especial de las Dunas de Maspalomas. En esta primera etapa llena de contrastes, el paisaje dunar de playa y arena dorada dará paso a otro escenario característico de la fachada sur gran canaria: los vastos barrancos de Maspalomas y Fataga. Los cardonales y tabaibales tapizan el paisaje en esta parte del camino junto a una de las protagonistas indiscutibles del Barranco de Fataga, la palmera canaria (Phoenix canariensis) que le da nombre al lugar. En cierto sentido este paraje supone, además, una suerte de salto en el tiempo, ya que caminamos por lugares emblemáticos de la época aborigen. El barranco es conocido por albergar yacimientos arqueológicos de gran importancia, especialmente túmulos funerarios.

avatar
13º
Etapa 2

Arteara - Fataga


5,0 km
1 h
3

Estamos ante la etapa más corta del Camino de Santiago entre volcanes, 5 kilómetros de marcha que separan los caseríos de Arteara y Fataga. Nos adentramos aquí en un nuevo escenario de la vertiente a sotavento de Gran Canaria, en el que nos encontraremos con dos de los asentamientos históricos claves de las medianías del sur que comparten un paisaje definido por la fisionomía de un barranco de cauce ancho, laderas escarpadas y crestas afiladas. Este entorno, de alto valor ecológico, nos brinda multitud de valores naturales y antrópicos entre los que resulta complejo destacar unos sobre otros. Lo cierto es que tanto la geología como la flora, la vegetación y la fauna propias del piso basal (cardonal – tabaibal) y termófilo (palmeral canario) acapararán nuestra atención a lo largo de unos pocos kilómetros.

avatar
13º
Etapa 3

Fataga - Tunte


6,0 km
2 h
4

La tercera etapa del Camino de Santiago entre volcanes nos dará la bienvenida a la Caldera de Tirajana, brindándonos otro ejemplo de los valores inconmensurables que guardan la geodiversidad y los hitos naturales de Gran Canaria. Se trata de un tramo con especial protagonismo en la transición del paisaje, que abandona el matorral de sustitución, propio de las cotas más bajas de esta vertiente sur, hacia una vegetación de mayor porte y cobertura con los primeros pinares de Pinus canariensis. A nuestro paso por el curso del Barranco de Fataga, el termófilo también nos proporcionará un respiro de tranquilidad y frescura. En cuanto transitemos por sus calles, la Villa de Tunte nos aportará la satisfacción merecida tras casi 30 kilómetros de recorrido. Es un núcleo rural lleno de vitalidad y comprometido con los peregrinos y visitantes, a quienes anima a participar de la vida del pueblo.

avatar
13º
Etapa 4

Tunte - Garañón


11,0 km
5 h
6

El tramo entre la villa de Tunte y Cruz de Tejeda nos conducirá hasta el punto más elevado del Camino de Santiago entre volcanes, sin posibilidad de escaparse de la grandiosidad de la cumbre grancanaria. Nos espera una de las subidas más exigentes, el paso de La Plata, que nos ofrece una de las panorámicas más significativas de la Caldera de Tirajana antes de adentrarnos en la densidad del pinar grancanario y su cumbre. Nos esperan numerosos rincones y vistas panorámicas que irán endulzando nuestros pasos a través de entornos naturales propios de la Red Canaria de Espacios Naturales Protegidos, además de hitos muy relevantes del centro de la isla, como los monolitos de Bentayga y Roque Nublo.

avatar
Etapa 4 - Variante 1

Garañón - Cruz de Tejeda


5,0 km
1 h
3

El tramo entre el área recreativa El Garañón y Cruz de Tejeda nos conducirá hasta el punto más elevado del Camino de Santiago entre volcanes, sin posibilidad de escaparse de la grandiosidad de la cumbre grancanaria. Nos esperan numerosos rincones y vistas panorámicas que irán endulzando nuestros pasos a través de entornos naturales propios de la Red Canaria de Espacios Naturales Protegidos, además de hitos muy relevantes del centro de la isla, como los monolitos de Bentayga y Roque Nublo.

avatar
Etapa 4 - Variante 2

Variante Tejeda


15,0 km
6 h
8

A través de la variante de Tejeda podremos adentrarnos en la caldera volcánica del mismo nombre. Se trata de un recorrido que a lo largo de sus 15 kilómetros permite aproximarse a algunos de los hitos más relevantes de la cumbre de Gran Canaria: el Parque Rural del Nublo, el Monumento Natural del Roque Nublo y el pueblo de Tejeda, entre otros. De especial interés, esta etapa puede considerarse obligada para descubrir la zona protegida más extensa de la isla y uno de los «Pueblos más Bonitos de España». De esta manera, nos adentraremos en un entorno acogido por zonas de alta montaña y de alto valor patrimonial, territorio que alberga la energía del origen volcánico y el encanto del modelado de largas décadas de historia.

avatar
13º
Etapa 5

Cruz de Tejeda - Saucillo


16,0 km
4 h
8

La penúltima etapa da comienzo en Cruz de Tejeda, el corazón de la isla, para adentrarnos desde ahí en la vertiente a barlovento de Gran Canaria. La majestuosidad de la Caldera de Tejeda se nos viene presentando como si de una galería de arte natural se tratara. A partir de ahora se abren paso la exuberancia del pinar de Gáldar y un horizonte con una estampa paisajística ejemplo del importante desarrollo humano en la cara norte. A nuestro paso, la cumbre grancanaria nos irá descubriendo la diversidad de un paisaje que mezcla el verde exuberante con los tonos rojizos y azabaches propios de la tierra volcánica. Espacios como el Monumento Natural del Montañón Negro contrastan con la frondosidad de la cobertura vegetal que aguarda al abrigo de los vientos alisios, así como los núcleos rurales que asoman en las medianías del norte, cubiertos, a veces, por un espeso manto de nubes.

avatar
20º
Etapa 6

Saucillo - Gáldar


5,0 km
1 h
4

Nos aguarda un plácido descenso de menos de 8 kilómetros por las medianías de Gáldar hasta nuestro encuentro con la iglesia de Santiago de los Caballeros. Dejamos atrás el entorno natural para introducirnos en un espacio antropizado que mantiene una estrecha relación con la historia rural de Gran Canaria . Así, seremos testigos de un legado hermanado con los usos del territorio, en especial con la actividad agropecuaria, y en total dependencia con la cultura del agua. Dicho recurso se encuentra enormemente mimado en estos entornos rurales, como escenifican los numerosos hitos patrimoniales que encontraremos a nuestro paso.